Me fascina el poder ilimitado que te da una cámara de fotos, la posibilidad de parar el mundo. Me gusta pensar que la vida está hecha de sonrisas, miradas, detalles, colores…
Que detrás de cada esquina podemos encontrar algo inesperado que merezca la pena fotografiar. Convertir lo fugaz en una imagen que perdure para siempre.

En mis sesiones de fotos, me hace feliz rescatar con mi objetivo a la mujer fuerte y valiente que todas tenemos dentro. Disfruto buscando su alma, acercándome todo lo posible para encontrar lo que hay debajo de su piel. Convertir la sesión en una pequeña aventura. Compartir una especie de viaje hacia uno mismo, una pequeña transformación interior.

¿Nos conocemos?